PICAS FORESTALES

La palabra Pica de amplio uso en las comunidades rurales de Venezuela designa a “un sendero provisional abierto en un lugar montuoso”, tal como nos enseña Don Lisandro Alvarado en su Glosario de voces indígenas de Venezuela. Es voz de uso frecuente que en otros diccionarios la señalan como sinónimo de Trocha. Con tal significación se emplea también en Colombia y Ecuador. La historia patria la registra en 1821 cuando Páez para apresurar su entrada a la gloria de Carabobo atraviesa la nombrada Pica de La Mona que une a Nirgua y Valencia. También la historia y la geografía señalan que en 1940, el explorador y baquiano amazonense Melicio Pérez inició la apertura de la llamada “Pica de los Piaroa” que uniría a Puerto Ayacucho con Manapiare sobre un trayecto de 170 kilómetros, la cual serviría de guía para la apertura de la carretera. En el ámbito jurídico se usa con propiedad este vocablo tal como se muestra en el artículo 35 de la Ley Forestal de Suelos y Aguas: Cuando se trate de la apertura de picas, ordenadas por la autoridad judicial en juicio de deslindes ….. En otro contexto esta palabra se utiliza para referenciar las áreas de investigación en las que se ubican ensayos de diferente índole como los de la Pica 8 de la Estación Experimental Caparo o la Pica Garciera, del bosque universitario Caimital. Por último, no podía faltar la exaltación de las picas en el ámbito de la poesía popular como se muestra en los versos arvelianos: por estas picas tan solas; por la pica de una canta; se me cerraron las picas. etc., o bien en coplas populares, como las referidas a los peligros que encerraba la montaña de San Camilo y que conllevaban a la pérdida de los baquianos: Se metió montaña adentro - Por una pica que había.
Se ha escogido el nombre de PICAS FORESTALES para identificar esta página dado que la connotación de la expresión se compagina bien con la trayectoria seguida por el responsable de la misma en sus faenas forestales que a la vez acompañaba con la de baquiano, a lo largo y ancho del país. Bajo esta fundamentación se presenta una serie de relatos originados en las experiencias acumuladas en una cincuentena de años de trajín en la ruralidad, en un entorno lleno de picas que se entrecruzaban en uno u otro derrotero y de cuyo tránsito brotaron centenas de anécdotas

30 julio 2017

MARÍA NIEVES Y MARÍA NIEVES: UNA DUPLA PATRIMONIAL DE APURE




El nombre de María Nieves junto a los de Doña Bárbara, Marisela y Santos Luzardo, han pasado a formar parte del patrimonio cultural de llano, especialmente del apureño. Salieron de lo ficticio para encarnar símbolos. De los personajes inspiradores de la novela, sólo María Nieves entró a ésta con nombre propio…..



MARÍA NIEVES  Y MARÍA NIEVES: UNA DUPLA PATRIMONIAL DE APURE
Foto tomada de la revista El Desafío de la Historia Número 44

Omar  Carrero Araque
Baquiano
2017.





MARÍA NIEVES I


Respéteme amigo, que yo estoy en Doña Bárbara!!


Con estas palabras, según lo cuenta el propio Maestro Gallegos, respondía María Nieves cuando alguien intentaba hacerles chacotas.


Era este hombre, cuyo nombre completo era Ángel María Nieves, uno de esos tantos llaneros que se formaron en la brega ganadera "cuando el llano era llano", es decir cuando el alambre no había llegado para amansarlo. 

La formación del Llanero comenzaba en las madrugadas del corral cuando de muchacho se emparejaba con el Ordeñador para fajarse con el Ordeño, una de las faenas hateras primarias. 
Las horas de la madrugada marcaron el horario de las clases de corral dictadas en esa escuela primaria del llanero, porque allí era donde se recibían las primeras lecciones que contemplaban la lidia con el becerraje y la vacada, y la brega con el canto y con la improvisación. 

Una vez aprobadas esas primeras lecciones María Nieves se montó en otros escalones que lo facultaron para sentarse con propiedad en el estrado de los Cabresteros de Sabana. Sin duda alguna María Nieves se invistió con honores porque una vez reconocido y probado como tal, se hizo de otro grado más difícil aún: Cabrestero de Agua. 

Así fue como lo conoció el Maestro Gallegos: 
"Allí supe de María Nieves, "cabrestero" del Apure, cuyas turbias aguas pobladas de caimanes carniceros cruzaba a nado, con un chaparro en la diestra y una copla en los labios, por delante de la punta de ganado que hubiera que pasar de una a otra margen. Con todo y su nombre lo metí en mi libro".



Y lo metió en su libro bien metido!!



"Adelante va la cabeza de María Nieves junto a la de su caballo. Se oye su canto en medio del ancho río, en cuyas turbias aguas acechan el caimán traicionero, y el temblador y la raya y el cardumen devorador de los zamuritos y de los caribes. Al fin la punta gana la ribera opuesta, a centenares de metros"


Ese era María Nieves "el mejor hombre de agua de todo el Apure" al que a decir del compositor portugueseño Joel Hernández nunca se le vio más feliz y contento como cuando, con el agua al cuello, era seguido por decenas de caramas de esas reses, que a nado, buscaban ganar la orilla guariqueña del río, en su ruta hacia los mercados de La Villa y de San Sebastián. 

De María Nieves se tiene una fotografía tomada en 1920 por Josafat Palini, viajero de la Casa Blohm que regularmente visitaba a la ciudad de San Fernando, en ese entonces un importantísimo puerto fluvial que mantenía intensas relaciones comerciales con Europa. Esta fotografía se encuentra en la biblioteca del Centro de Estudios Latinoamericanos Rómulo Gallegos, en Caracas. 

También puede señalarse que a este hombre se le han hecho canciones y poemas, se le ha vestido en bronce y con su nombre se han designado calles y puentes.


MARÍA NIEVES II


Foto: Daniel Rodríguez @elapurehoy
El María Nieves de ahora es el puente emplazado frente a San Fernando, cuya construcción hizo posible la atadura entre las barrancas apureña y guariqueña del Apure, permitiendo como otrora lo hiciera "el mejor hombre de agua de todo el Apure", el paso de ganado hacia los mercados del centro. 

Aunque ahora no se oyen los gritos ni los  cantos de arreo de los Cabresteros o de Punteros y Culateros. Aquel !Ajila, Ajila Novillo! es ahora  un grito desconocido. Sólo se oye el estruendo de los frenazos y del corneteo de las "jaulas" ganaderas,  que con resoplidos de humo, llevan arrebiatados a los remolques. 

Se tiene que ahora las caramas, que a flor de agua se movían lentamente han dejado solas a las isletas de bora que aburridamente rumbeaban hacia el levante acompañando a las espumas.
Este  María Nieves de concreto, que no aparece en ninguna novela, se pone en servicio el 1 de Febrero de 1962 con el nombre popular de Puente Unidad, quizá interpretando el hecho de que su estructura sirve para unir las llanuras hermanas de Guárico y Apure, aunque su nombre oficial fue el de "Puente Páez" en ofrenda al Centauro Llanero. 

Esta última denominación quedó sin efecto a pedido de la municipalidad de Guasdualito pues con este nombre ya se reconocía al Puente Internacional que une a El Amparo con Arauca (Colombia). Fue en septiembre del 65 cuando el Concejo Municipal de San Fernando, con la aprobación y la alegría  popular, decide rebautizarlo como "Puente María Nieves", en homenaje al renombrado Cabrestero. Aunque en menor cuantía que en el caso del Cabrestero, el Puente también ha sido motivo para la composición de coplas y canciones. 


En conclusión se tiene que entre los personajes de la novela Doña Bárbara ha sido María Nieves junto a la misma Doña, a Santos Luzardo y a Marisela los que han pasado con más fuerza a la consideración de símbolos de la apureñidad.


Consultas en:


conociendo-venezuela.blogspot.com/2007/11/biografia_20.html
Edgar Carvallo: “Puente María Nieves patrimonio histórico de los apureños”
mariocastilloapure.blogspot.com/2013/01/edgar-carvallo-puente-maria-nieves.html
letrasllaneras.blogspot.com/2011/10/joel-hernandez-una-aproximacion-la.html