PICAS FORESTALES

La palabra Pica de amplio uso en las comunidades rurales de Venezuela designa a “un sendero provisional abierto en un lugar montuoso”, tal como nos enseña Don Lisandro Alvarado en su Glosario de voces indígenas de Venezuela. Es voz de uso frecuente que en otros diccionarios la señalan como sinónimo de Trocha. Con tal significación se emplea también en Colombia y Ecuador. La historia patria la registra en 1821 cuando Páez para apresurar su entrada a la gloria de Carabobo atraviesa la nombrada Pica de La Mona que une a Nirgua y Valencia. También la historia y la geografía señalan que en 1940, el explorador y baquiano amazonense Melicio Pérez inició la apertura de la llamada “Pica de los Piaroa” que uniría a Puerto Ayacucho con Manapiare sobre un trayecto de 170 kilómetros, la cual serviría de guía para la apertura de la carretera. En el ámbito jurídico se usa con propiedad este vocablo tal como se muestra en el artículo 35 de la Ley Forestal de Suelos y Aguas: Cuando se trate de la apertura de picas, ordenadas por la autoridad judicial en juicio de deslindes ….. En otro contexto esta palabra se utiliza para referenciar las áreas de investigación en las que se ubican ensayos de diferente índole como los de la Pica 8 de la Estación Experimental Caparo o la Pica Garciera, del bosque universitario Caimital. Por último, no podía faltar la exaltación de las picas en el ámbito de la poesía popular como se muestra en los versos arvelianos: por estas picas tan solas; por la pica de una canta; se me cerraron las picas. etc., o bien en coplas populares, como las referidas a los peligros que encerraba la montaña de San Camilo y que conllevaban a la pérdida de los baquianos: Se metió montaña adentro - Por una pica que había.
Se ha escogido el nombre de PICAS FORESTALES para identificar esta página dado que la connotación de la expresión se compagina bien con la trayectoria seguida por el responsable de la misma en sus faenas forestales que a la vez acompañaba con la de baquiano, a lo largo y ancho del país. Bajo esta fundamentación se presenta una serie de relatos originados en las experiencias acumuladas en una cincuentena de años de trajín en la ruralidad, en un entorno lleno de picas que se entrecruzaban en uno u otro derrotero y de cuyo tránsito brotaron centenas de anécdotas

19 abril 2015

LAS PLANTAS EN LOS NOMBRES DE LOS PUEBLOS DEL LLANO (2/4)


LAS PLANTAS EN LOS NOMBRES DE LOS PUEBLOS DEL LLANO (2/4)



Para destacar la importancia de los nombres de las plantas como topónimos, se seleccionaron sólo 39 de las 439 reseñados en el Nomenclátor nacional y extraídos por la Profesora Irama Casale, en su tan interesante como paciente trabajo. Esta selección obedece a la relevancia que en el llano tiene la planta o el lugar.

Omar Carrero Araque
Baquiano

  1.- ACAPRO (Handroanthus serratifolius (Vahl) S.O.Grose)  


      El Acapro es un árbol pariente cercano del Araguaney, su nombre según Don Lisandro Alvarado (5) deriva de “acapra”, una palabra chaima que significa arco, por lo que también es llamado Palo de Arco. Sin embargo, después de la experiencia compartida con el Profesor José Guevara, en un contacto con  baquianos de los acaprales del sistema colinoso del oriente guariqueño, se llegó a pensar en el origen europeo del nombre, pues los viejos de la región de Orituco lo llaman también Cornicapro, Corniacapro o simplemente, Acapro (en el llano occidental se le conoce como Cacho e´Venao que sería la traducción coloquial de la expresión italiana “Corno di capra”, en virtud a  la característica del fruto). Del Acapro se derivan los topónimos Acapral, Acapralito y Acaprito. Fot. Juan López - Acapro (cerca de San José de Tiznados)



   2. ACARIGUA (Oenocarpus bataua Mart.)


Esta palma conocida mayormente como Seje también fue distinguida, aunque más localmente como Aricagua o Palma de Leche. Posiblemente le dio el nombre a la ciudad de Acarigua, pujante centro agro-industrial del estado Portuguesa, situado en el piedemonte andino-llanero a escasos kilómetros del pueblo de Curpa, cuna del Prócer José Antonio Páez.

Foto tomada de: www.biodiversidad.co






    3. ALCORNOQUE (Bowdichia virgiliodes Kunth)

El nombre de Alcornoque fue traído por los españoles y aplicado  este árbol  tal vez por la semejanza de su corteza con el algarrobo ibérico (Quercus suber), del cual extraen el corcho. El Alcornoque criollo es un componente de los chaparrales y ha servido de inspiración a copleros y poetas y de su nombre derivan topónimos como Alcornocal, muy nombrado en la porfía de Florentino y El Diablo: “Zamuros de La Barrosa del Alcornocal de El Frío” -  “Zamuros de La Barrosa del Alcornocal de abajo”. Foto tomada de: www.worldtravelserver.com



    4. ALGARROBO (Hymenaea courbaril L.)

El nombre de Algarrobo también nos llegó de España en donde comúnmente identifican con ese nombre a la especie Ceratonia siliqua.  Se dice que el nombre Algarrobo proviene del árabe  al – harrüba  haciendo alusión al fruto por su semejanza con una quijada de burro (6). Algarrobo es un topónimo común en Barinas, Cojedes, Guárico, Portuguesa y Apure; bien, Algarrobo como tal, o en variantes como El Algarrobo, Los Algarrobos y Algarrobito. Este último Caserío en el municipio Pedro Camejo (Apure) siente el orgullo de ser la cuna de Ignacio Ventura Figueredo, el famoso “Indio Figueredo”, arpista prístino y compositor de numerosas piezas musicales de corte llanero. Foto tomada de: commons.wikimedia.org

   5. ANGOSTURA (Angostura trifoliata (Willd.) T.S.Elias)


 Con el nombre de Ciudad de Angostura se conocía anteriormente a Ciudad Bolívar, por estar justamente situada frente a una de las partes más angosta del río Orinoco, es decir que el nombre de Angostura, en este caso pasó del pueblo a la planta.  De la corteza de este árbol se prepara el conocido Amargo de Angostura, elaborado por primera vez en este pueblo en 1817 por el médico alemán Johann Siegert para combatir una epidemia de cólera (7). A esta planta también se le conoce como Cuspa y Cascarilla. Angostura es un caserío del municipio Ospino del estado Portuguesa.

Foto tomada de: www.tipdisease.com


    6. APURE (Capparis pachaca Kunth)


En el llano occidental se conoce como Apure o Capure a una planta perteneciente al Género Capparis (posiblemente C. pachaca) también llamada Olivo silvestre y Pachaco. Otros señalan que el nombre de Apure proviene de lengua indígena con el significado de “la tierra de más lejos que más nunca” (7). En el estado Mérida el nombre de Apure lo llevan un páramo y una quebrada. Del nombre Apure se deriva en diminutivo el nombre de Apurito, pueblos de Guárico y Apure. Del Apurito apureño es Genaro Prieto, reconocido músico y compositor de canciones llaneras, entre las que figura “Apure en un viaje”, una de las más conocidas. 

Capure o Apure –Muestra del Herbario Nacional de México -Foto tomada de: www.boldsystems.org



    7. ARAGUANEY (Handroanthus chrysanthus (Vahl) S.O.Grose)

Araguaney es el nombre con que se conocen numerosas especies del Género Tabebuia, sin embargo, las más de las veces el nombre de Araguaney identifica a la especie Handroanthus chrysanthus. Es un árbol mediano de unos 12 metros de alto  distribuido en casi toda la tierra caliente del país en donde recibe indistintamente los nombres de Flor amarilla, Vero, Curarí, Curarigua, Puy, Araveney, entre otros. Su vistosa floración, casi sincronizada en toda la tierra llana,  señala la llegada de la primavera llanera (comienzos de Abril). Este fenómeno es tan espectacular que hizo decir a Don Rómulo Gallegos “en el período de la floración todo el campo, todos los caminos toda la geografía patria parece rendir pleitesía a la belleza de este árbol que luce en el bosque, a lo largo de nuestros caminos, en el interior de nuestras viviendas, como una diadema de oro. Es que el araguaney se hizo emblema del pueblo venezolano”.  Desde el 29 de mayo de 1948 se reconoce como el Árbol Nacional de Venezuela.

Foto. Kicke Gámez

   
   8. ATAMAICA  (Plumeria alba L.)

Esta planta perteneciente a la familia Apocynaceae es cultivada como ornamental y en el bajo llano se le conoce también como Atapaimo.  En Apure existe el pueblo de San Rafael de Atamaica, situado en la margen izquierda del río Atamaica. Este pueblo es la cuna de Nelson Morales y Manuel Luna dos grandes exponentes de la música llanera, el uno como cantante, y el otro, como arpista y compositor.


     

  9. BARINAS (Cassia aculeata Benth)

Con el nombre de Barinas se conoce a un arbusto bajo de hasta 3 m de altura y de copa aplanada, con muchos aguijones en sus ramas, llamado también Espino amarillo, Flor amarilla y Espinito. Algunos autores señalan que el nombre Varyná que identificaba a una región indígena y a sus habitantes “pudo haber sido tomado de la planta llamada Varyná, un arbusto espinoso de flores amarillas muy abundante en el llano” (9). De Barinas se originan los topónimo Barinitas y Campo Barinas.  En Barinas nació el poeta Alberto Arvelo Torrealba. Flor de Barinas. Foto de Kicke Gámez

   10. BORA (Eichornia crassipes (Mart.) SolmsE. azurea (Sw.) Kunth)

Las Boras o Paticos de agua son plantas acuáticas flotantes que  viven en los bordes de lagunas y aguas arremansadas de caños y ríos llaneros. Su flor es muy llamativa por su color azul-violáceo que destaca por encima de la superficie de las aguas, las que al ser cubiertas casi totalmente por estas plantas, se convierten en los Borales. En Apure y en Barinas aparecen sendos pueblos  con el nombre de esta planta: Boralito  y El Boral, respectivamente.          Foto: www.acuariogallego.com  


  11. BUCARE (Erythrina fusca Lour.) 


Árbol mediano de hojas anaranjadas o rojas que crece en bajíos inundables por lo que también lo llaman bucare lagunero o rebalsero. Crece en comunidades casi puras formando lo que se llama un Bucaral. Su extraordinaria floración ya aparece prosada o versada desde 1898 (…. Bajo los bucares encendidos de gallitos…) (10).  En Apure existe un Caserío y un caño con el nombre de Bucaral,  (a este último le canta el Cubiro Lozada “en el Caño Bucaral, chico, atarrayando curitos”). La especie E. poeppigiana, que crece en las cordilleras es el árbol emblemático del estado Mérida. Foto:  Edgloris Marys (Siempreverde Venezuela)

    
  12. CABIMA (Copaifera officinalis L.)

El árbol llamado Aceite  es el mismo que otros lugares se conoce como Cabima o Palo de Aceite. En el estado Zulia da nombre a la ciudad petrolera de Cabimas. Es usado en medicina popular porque de su tronco se extrae un aceite que sirve para curar heridas de los animales caseros y prevenir gusaneras.  De su nombre se derivan nombres de pueblos  como El Aceite, Los Aceites, Los Aceiticos y El Aceital. 
Aceite cerca de Cazorla

Foto: Coco Guevara

    
  13. CAMORUCO (Sterculia apetala (Jacq.) H.Karst. )
 

El Camoruco es un árbol representativo de las sabanas del alto llano en donde su elevada silueta sobresale de los pajonales. Destacan, su tallo largo y lustroso de color marrón claro y sus hojas grandes de unos 30 cm. las que por su forma  3-5 lobuladas semejan la huella de la pata de la danta. Antiguamente de su madera se hacían arpas por eso en algunas partes del llano a este instrumento se le conoce como La Camoruca. Existen numerosos pueblos y caseríos en los estados Cojedes, Guárico, Portuguesa y Apure que llevan el nombre de este árbol o de sus derivados como Los Camorucos o Camoruquito. Es el árbol emblemático del estado Carabobo. Foto: biogeodb.stri.si.edu